Bodega Luis Pérez

Vista desde la bodega Luis PérezBodega Luis Pérez, vista 2Hacienda VistahermosaCampo de GirasolesBodega Luis Pérez, vista 3Vinos Bodega Luis PérezViñas Bodega Luis PérezJardin, Bodega Luis PérezPatio, bodega Luis PérezBodega Luis Pérez
 

Bodega Luis Pérez, entre tradición y modernidad

Una mañana en que el levante y el calor sofocante decidieron darme tregua, un poco antes de la entrada a la mítica ciudad de Jerez de la Frontera, subiendo un camino entre los campos amarillos de girasoles abiertos al cielo y el blanco desértico característico de los suelos jerezanos, llegué a la bodega Luis Pérez donde supe en seguida, que esta visita iba a ser diferente a las otras en suelo gaditano.

En lo alto de la colina se situa la hacienda Vistahermosa, comprada en 2002 por Luis Pérez. 25 hectáreas de tierra, una hacienda antigua y puro terreno de trigo y girasoles fueron transformados en viñedo y negocio familiar. Pero esta bodega no es como cualquier otra. Después de muchos años de trabajar en la bodega Pedro Domecq, investigando y dando clases en la Universidad de Cádiz, vio aquí la oportunidad de diferenciarse, de sembrar la innovación y crear tintos en tierras de vinos de Jerez. Esta gran peculiaridad no fue apoyada por el medio y recibió cierto rechazo por parte del sector de la restauración, sin embargo poco a poco comenzó a ganarse el respeto de ambos.

El nombre de la hacienda Vistahermosa no es casualidad, está situada en uno de los puntos más altos de la zona y la propiedad está diseñada para disfrutar de la maravillosa vista del campo, los viñedos, el litoral y hasta el puente de Cádiz en días despejados.

La visita fue dirigida por Virginia, miembro de la bodega, quien logró transmitirme perfectamente la pasión y el amor que tienen por elaborar vinos de autor de calidad.

Viñedos

Para Luis Pérez la uva y el viñedo son los protagonistas de su bodega. Según su filosofía, es aquí donde se debe hacer la mayor parte del trabajo, para favorecer los aromas primarios en la fruta y así disminuir el trabajo en la bodega, que debe ser únicamente para corregir algún exceso o defecto. Por esta razón, la bodega debía estar en medio de las 17 hectáreas de viñedo.

En el viñedo el control es riguroso, por eso se realizan podas estrictas dejando únicamente 3 pulgares en cada brazos del tronco, lo que provoca una baja producción de uvas, ya que aquí se busca calidad y no cantidad y así se aseguran que la fruta sea de la mejor clase.

Después de un exhaustivo análisis para detectar si la uva está en el punto adecuado para la vendimia, las uvas se recogen manualmente por personal local con años de experiencia y siempre durante la noche para evitar cualquier fermentación espontánea.

Rescatando las uvas autóctonas locales

Se sabe que en Jerez, en la época de los romanos se producía vino tinto. Llegaron a existir cerca de 30 variedades de uvas. Sin embargo cuando las exportaciones del vino de Jerez se dispararon, se dejaron de sembrar las especies autóctonas de la zona para así plantar las variedades más rentables, Palomino Fino y Pedro Ximénez.

Uno de los principales objetivos de la bodega Luis Pérez es rescatar, poco a poco, estas especies que se fueron perdiendo con el tiempo. Actualmente se ha conseguido recuperar la variedad Tintilla de Rota que hasta la fecha les ha permitido jugar a la hora de crear sus vinos.

Un aspecto divertido y pedagógico es que un sector de la viña está dedicado al visitante, en esta parte se puede ver, tocar, oler, saborear y comparar las 20 distintas variedades de uva, locales, nacionales y extranjeras.  En este sector se ha podido sembrar otra uva local, la Melonera y se espera que poco a poco se pueda ir recuperando muchas más.

Bodega

La Bodega Luis Pérez es un edificio moderno que contrasta con la renovada hacienda ubicada al lado, es abierta con paredes en vidrio y madera, que invita a apreciar la vista. Su diseño se inspira y no deja de tener en mente al protagonista del lugar, el vino.

Arriba, centro de eventos. Abajo, la bodega donde empieza la alquimia.

Proceso de vinificación

Después de la vendimia, las uvas se colocan en la máquina de selección, donde manualmente se elimina cualquier resto indeseable que se haya colado en el proceso de recolección. Luego pasa directamente a las cubas (vinificación por gravedad) donde se realizan maceraciones cortas a baja temperatura, posteriormente el mosto pasa a barricas de roble francés (70%) y americano (30%).

La calidad de las barricas, al ser una pieza fundamental en la formación de la personalidad del vino, también está muy controlada y son reemplazadas cada 3 años.

Vinos en prueba

Vino Garum 2015, Bodega Luis PérezGarum tinto 2015

Vino de la tierra de Cádiz

Variedad: Merlot, Syrah y Petit Verdot

Grado alcohólico: 14,5%

Precio: 8,75€

12 meses de crianza en barricas de roble francés y americano.

Garum presenta una nariz un poco mineral, afrutado con notas de ciruela y grosella. También se aprecian notas de vainilla y café.

La boca concuerda con la nariz, un vino con acidez equilibrada y afrutado donde se destaca la ciruela. Es especiado y presenta un sutil picor. Post-gusto medio.

Tintilla 2013Vino Tintilla 2013, Bodega Luis Pérez

Vino de la tierra de Cádiz

Variedad: 100% Tintilla de Rota

Grado alcohólico: 14,5%

Precio: 15€

16 meses de crianza en barricas de roble francés

Este vino me hizo recordar a los de la región de Dão, al norte de Portugal. En nariz es  muy agradable, presenta especias como pimienta y clavo de olor con notas de frutos negros y vainilla.

En boca es fino, elegante y estructurado, con notas de especias y cereza negra, sus taninos son redondos y presenta una buena acidez. Persistencia corta.

Vino Marismilla 2015, Bodega Luis PérezMarismilla rosé 2015

Vino de la tierra de Cádiz

Variedad: 100% Tintilla de Rota

Grado alcohólico: 13,5%

Precio: 7,25€

Contacto con la piel durante 2 horas, no lleva reposo en madera.

Este vino se creó con la finalidad de presentar un rosado de calidad.

Presenta un aroma muy agradable afrutado (frutas blancas y cereza).

En boca entra fácilmente, tiene una buena acidez. Es un vino muy equilibrado, excelente para beber solo o acompañado.

Más para probar

Lanzamiento de nuevos vinos:

En breve la bodega Luis Pérez sacará al mercado 3 nuevos vinos:

  • Muelle (vino blanco de la variedad Palomino)
  • Triángulo (vino tinto monovarietal de Tintilla)
  • Jerez fino (producido sin adición de alcohol y sin el método de criaderas y soleras)

Resumiendo, visitar la bodega Luis Pérez es pisar suelo entre dos mundos que te ayuda a comprender de donde vienen los vinos del Jerez e imaginar hasta donde pueden llegar. Los vinos de esta bodega son el resultado de un exhaustivo control que va desde el suelo, la plantación, el personal que allí trabaja, hasta el proceso de crianza de los vinos. Durante todo él, las uvas son mimadas con extremo amor y atención obteniendo estos vinos que, con acento del sur, cuentan historias.